Placeholder text, please change

Nomofobia, ¿Cómo afecta a los estudiantes?

NOMOFOBIA

 

Adicción al celular

 

¿Cuántas veces nos ha pasado que estando fuera de 

casa nos percatamos deque nuestro teléfono celular está a punto de quedarse sin batería y no hay dónde conectarlo? O vemos que quiere entrar una llamada y de momento no podemos contestar.

Experimentamos una sensación de ansiedad, ta

quicardia y en algunos casos, dolor de cabeza y de estómago, nos sudan las manos y ya no podemos prestar atención a lo que estamos haciendo.

Anteriormente los celulares se utilizaban únicamente para comunicarnos por medio de llamadas, pero el uso que se les da en la actualidad es muy variado: podemos escuchar música, tomar fotos, mantenernos informados, leer libros o artículos, enviar mensajes de texto y de voz, crear contenido en redes sociales, entre muchas otras cosas sin tener que desplazarnos del lugar donde nos encontramos y de forma inmediata. 

Sin duda existen beneficios por el avance tecnológico actual, pero el problema empieza cuando no hay límite en el uso del móvil y entonces se puede caer en una dependencia. Esto está afectando principalmente a niños y adolescentes en:

 

  • Su desempeño académico. 
  • Falta de atención. 
  • La interacción social y familiar 
  • Además, causa vista cansada y malestar físico por postura incorrecta.

 

La nomofobia o tecnoadicción es el miedo extremo o ansiedad que puede ocurrir al: 

 

  • No lograr comunicarse con otras personas. 
  • No ver las notificaciones que se reciben de alguna red social. 
  • No poder acceder a un video juego o a la información requerida.
  • Sentirse incomunicados.
  •  

¿Cuáles son los síntomas que nos ayudan a detectar si nosotros o alguien que conocemos padece nomofobia?

 
  • Ansiedad, irritabilidad cuando no se tiene el celular a la mano.
  • Tener el celular consigo sin importar lo que se esté haciendo.
  • No respetar los lugares o momentos prohibidos para su uso.
  • Preferir el celular antes que actividades de importancia como la escuela, el trabajo, una reunión y/o comida familiar o el descanso.
  • Dormir con el celular prendido y lo más cerca posible para poder escucharlo cuando suena.
  • Consultar el celular de manera persistente.

 

¿Qué podemos hacer para prevenir que nuestros hijos caigan en esta adicción?

 
  • Ser modelo a seguir, no se puede exigir que no lo usen en exceso si como padres hacemos lo mismo. 
  • Establecer horarios para el uso del celular. 
  • Si se requiere para realizar alguna tarea, darles alternativas diferentes al celular para resolverla.     
  • Proponer actividades en familia que no incluyan este tipo de dispositivos.
  • Mantenerse activos y ocupados en actividades físicas o recreativas que no involucren tecnología. 
  • Revisar cuáles aplicaciones y juegos son innecesarios por no aportar algo bueno o valioso y eliminarlos.

 

Si detectamos que nuestros hijos presentan algunos de los síntomas antes mencionados y esto les está provocando inconvenientes, tal vez estemos frente a un caso de nomofobia y podría ser necesario buscar ayuda profesional.

 

http://www.freepik.es Fuente: Imágenes cortesia de freepik